25 marzo 2016

Publicado en:

Los errores en la sucesion estatal de Sinaloa 2016

 
Continuamente los partidos políticos caen en la politiquería durante el nombramiento de candidatos. Digo que continuamente solo para no decir que siempre, y es que la lucha entre quienes detentan el poder y aquellos que aspiran a hacerlo casi obliga a llegar a un mal acuerdo pacífico y no a una sangrienta batalla, que también daría lugar a una candidatura poco competitiva.

El PRI, en un desesperado intento por evitar el choque de trenes, decidió cambiar de via eligiendo como su candidato a gobernador a un personaje que no está a la altura del resto y que ni siquiera ha luchado por posicionar su imagen frente al electorado, mucho menos al partido. El PRI se equivocó, Quirino Ordaz Coppel no es la solución, de hecho la mayoría de los ex aspirantes simulan su conformidad y apoyo.

El PRI debió apostar por Jesus Vizcarra Calderón o por Aarón Irizar López, líderes indiscutibles de las preferencias electorales entre la militancia y simpatizantes tricolores. Pero no lo hizo y ahí está su error.

El PAN logró que los panistas y simpatizantes dejaran de creer en la dirigencia estatal al verse inmiscuido en el escandalo de la diputada Lucero Sánchez. Los señalados son Edgardo Burgos Marentes, Adolfo Rojo Montoya y Guadalupe Carrizoza Chaidez; a todos les quitaron su coto de poder y por ello todos están en contra de las designaciones de candidaturas que hizo el dirigente temporal Renan Barrera.

El PAN pudo elegir no conformarse con Martín Heredia, pero lo hizo, pudiendo llevar como candidato a Heriberto Félix o Melesio Cuén, cuyo posicionamiento electoral permitiría abrazar el triunfo. Además, Roberto Cruz (otro aspirante) fue colocado en la posición número uno de la lista de candidatos a diputados plurinominales.

Otro error del PAN es haberle dado las candidaturas plurinominales a familiares de quienes "darán la pelea" por las alcaldías, las repartieron como premios de consolación, incluso designaron a Silvia Treviño como candidata a diputada pluri en la posición 2, cabe aclarar que ella es esposa de Carlos Felton.

El PAS es el único partido que propone para la gubernatura a un candidato natural, a uno que tiene un envidiable posicionamiento electoral, no es otro más que Cuén, quien será candidato del PAS y Movimiento Ciudadano. Sin embargo no es la excepción en cuanto a errores graves; el suyo es haberle dado el registro como candidata pluri a la diputación en el número 2 del listado a Angelica Diaz, esposa de Melesio Cuén Ojeda.

En cuanto a las alcaldías, el PAS eligió a Robespierre Lizarraga para Culiacán, una decisión limpia e inteligente; pero equivocó el camino en Angostura y Mocorito, con Chenel Valenzuela y Guillermo Galindo, respectivamente. El primero ha sido dos veces alcalde, regidor y diputado local, por el PRI y PAN-PRD, en ninguna ocasión desaprovechó su posición e influencia para malbaratar los recursos del pueblo. El segundo es sobrino del ex aspirante priísta a la gubernatura Heriberto Galindo Quiñonez.

Los otros

Francisco Frias Castro: su error es tener en su equipo de campaña a Serapio Vargas.

Morena: su error es llevar como candidato al simulador de Jesus Estrada Ferreiro y esperar obtener el registro estatal.

PRD: su error es ser el PRD y esperar mantener el registro estatal.

PT, PVEM y Nueva Alianza: su error es ser del PRI.